961 491 106 [email protected]

Todo empezó con los productos bio

Con la llegada de los productos Bio se comenzó a generar un elevado interés por productos agroalimentarios cultivados bajo estrictas condiciones de respeto medioambiental y ausencia de elementos químicos de síntesis en todo el proceso de cultivo, crecimiento, maduración y recolección. PERIS fue una empresa pionera de la Comunidad Valenciana en contar con el Certificado de operador para productos Bio. Se comenzó a hablar de implementar nuevos sistemas de cultivo, eliminar elementos externos a la naturaleza para crear alimentos libres de residuos a la vez que inocuos para el ser humano y la naturaleza. Fue el momento de buscar alternativas naturales en fertilizantes y abonos, así como la utilización de feromonas, introducción de depredadores para eliminación de insectos vectores, etc., pero no se profundizó en los costes que todo esto suponía y en si los consumidores y la cadena logística y de distribución estaban preparados para coexistir con los productos tradicionales.

Vamos a cultivar mejor

Este inicial interés de los consumidores europeos más ricos por el consumo de productos Bio, no ha tenido el crecimiento esperado en el resto de la UE, debido a que los precios son elevados y no siempre hay disponibilidad de calidades y formatos en los lineales. También supone generar doble espacio en los puntos de venta, duplicar referencias y un largo etc., que el consumidor no siempre está dispuesto a apoyar porque en muchos productos no percibe o llega a apreciar diferencias que le sustenten un diferencial de precio. Ante esta situación surgió una corriente de opinión que consiguió generar Residuo Cero como un modelo de trabajo intermedio entre el Bio y los sistemas de cultivo convencionales. Partimos de una realidad ineludible: producir fruta sin residuos se va a convertir en una obligación establecida por los marcos regulatorios, pero también sabemos que los cambios son lentos y las mejoras deben llegar desde tomas de decisión que implican a toda la cadena de distribución.

Sin huella de químicos

La producción de alimentos Residuo Cero es el conjunto de técnicas, protocolos e insumos que aplicamos con el objetivo de obtener niveles de residuos por debajo del límite de determinación de materias activas (0.01 ppm, 0.01 mg/kg). A día de hoy este sistema no se rige bajo ninguna normativa o reglamento aunque existen certificaciones privadas que establecen unas pautas de trabajo. La producción de alimentos bajo criterio Residuo Cero es compleja. Si pensamos simplemente, en sustituir productos químicos de síntesis por productos orgánicos fracasaremos. Se debe ampliar el espectro y actuar no solo sobre los plaguicidas a utilizar, hay que comprender el agrosistema de manera completa para poder tener éxito. Por lo tanto, debemos tener en cuenta diversos factores que influyen en el ciclo de cultivo, como un sistema de gestión integral que no solo busca la producción de alimentos frescos, saludables y seguros, sino que también trata de dar respuesta a las exigencias europeas en materia de seguridad alimentaria. Hablamos de tener en cuenta aspectos como la preparación de tierras, podas, riegos, abonos y fertilizaciones, control de plagas, de una manera coordinada y global, dentro de la plantación.

Peris Nature cero residuos

PERIS NATURE nace en este contexto como un paso más en la línea de trabajo de innovación de nuestros productos. Inicialmente estamos marcando partidas de Melón Piel de Sapo, aunque el objetivo es el de ampliar el portfolio con Sandía y Calabaza, en sus diferentes variedades. Nuestro conocimiento del cultivo y manejo de cada producto nos permite generar partidas que puedan acogerse a la marca PERIS NATURE. Para PERIS, los productos Residuo Cero son aquellos que en el momento de ser recolectados presentan una total ausencia de residuos químicos heredados de tratamientos recibidos durante su cultivo. Un riguroso análisis realizado por laboratorios externos, certifica la ausencia de cerca de 717 residuos contrastados oficialmente obtenida gracias a un estricto control en la aplicación de los tratamientos fitosanitarios y plaguicidas que a su vez, aplica normas de respeto ecológico y medioambiental. Esta garantía para toda la cadena de distribución y los consumidores permite el crecimiento de una categoría de productos respetuosos con el medio ambiente, saludables y al alcance de todos los consumidores.