Comprometidos con el valor de las marcas

El mundo de la fruta asiste al nacimiento y ascenso imparable de marcas Premium en las fruterías más selectas y también en la distribución. Es la consolidación de un segmento de calidad extra frente al segmento donde el precio es el factor determinante ante el consumidor. En este contexto PERIS marca la pauta desde sus orígenes con sus marcas de melón Piel de Sapo “18 Quilates”, “Peris Gold”y “Vicentín” (también con sandía negra sin pepitas). Cada marca cuenta con su historia, su personalidad y estilo propios, generando la cultura del melón que tantos buenos recuerdos aporta entre todos los amigos de la culinaria gourmet.

Comprometidos con la excelencia

El prestigio de nuestras marcas se fundamenta en productos tradicionales como melón piel de sapo, sandía, calabaza, cebolla tierna, apio blanco y garrofón. Contamos con una estrategia que configura diferentes marcas para apoyar las necesidades comerciales de los clientes en sus distintos segmentos de mercado. También elaboramos productos MDD con excelentes resultados comerciales que permite a los clientes generar valor en su oferta de frutas. Para el consumidor, la relación que establece con nuestras marcas,
 las convierte en emblemas de presencia obligada en la cesta de la compra. Nuestros productos son un acierto, un acontecimiento, una experiencia por la cual es razonable pagar un poco más. Satisfacción garantizada.

Comprometidos con nuestra Historia

La historia de nuestra empresa es el origen de nuestro carácter. En tiempos relativamente cercanos, cuando las frutas y hortalizas sustituyeron el cultivo de la vid, uno de los frutos que mejor se acomodaron a las tierras de marjalería de Cuiper, fue el melón. La proximidad al mar impregnaba la tierra del salitre marino, esta sal fuerza el crecimiento de la mata quien como resultado genera frutos con mayor cantidad de azúcar y pulpas densas y firmes.

Los mejores comerciantes de Levante venían aquí a comprar fruta de Valencia. Esta actividad despertó en un hijo de Cuiper tal interés que también él quiso ser comerciante. Ramón Peris Orts mostró un extraordinario instinto comercial que le hizo ver la importancia de la seriedad de la palabra y la calidad del producto ofrecido. Así imprimió tales virtudes a su actividad comercial hasta adquirir un reconocido y acreditado prestigio.

La guerra civil, no solo produjo una gran convulsión en la nación sino también en la vida de las personas. En 1944, cuando ya las cosas parecían, muy lentamente, querer normalizarse, el responsable de una importante parada de mercado de Barcelona, Joaquín Crumols, se puso en contacto con Ramón Peris instándole a que volviera nuevamente al comercio del melón. Ramón estaba en otro proyecto, así que le propuso a su hermano Vicente que fuera él quien tomara las riendas del negocio. Empezaron a trabajar acreditando una selecta marca de melón denominada 18 Quilates.

Hacia 1980 tomaron las riendas del negocio, exclusivamente, los hijos de Vicente Peris, los cuales le dieron tal envergadura a la empresa, que lograron ser los más importantes comerciantes de España en este género del melón. Fieles siempre al mismo estilo de exigencia y selección promocionaron otras marcas de calidad, como VICENTÍN, ORO DE CUIPER y PERIS, que pronto alcanzaron excelente aceptación en los mercados de las principales ciudades españolas y hoy gozan de la máxima distinción.

Comprometidos con el futuro

En los últimos años, la tercera generación de la familia ha iniciado el relevo con la entrada en el negocio de la IV y V gama de frutas junto a un equipo profesional plenamente identificado con el proyecto. Unas nuevas instalaciones en Albuixech (Valencia) con la sala blanca especializada en frutas más moderna y exigente de la Comunidad Valenciana completan la filosofía de la excelencia. El resultado es una nueva línea de negocio complementaria a la del negocio tradicional de la empresa, que está abriendo nuevos clientes y nuevos espacios comerciales para la fruta de IV Gama.