Nos preguntan a menudo sobre las diferencias entre la calabaza española cosechada en Agosto de 2016
y las cosechadas en Perú en Febrero de 2017. Una calabaza «vieja» tiende a ahuecarse por dentro, a mostrar
sus fibras más abundantes y perder pulpa. Una calabaza fresca como las que PERIS cultiva y ofrece a sus
clientes muestra una pulpa firme y prieta, con semillas recogidas, fibras tiernas y un aroma dulce y atractivo.
Hoy en los mercados se pueden encontrar ambas calidades, naturalmente nosotros optamos por lo más fresco
y mejor gastronómicamente hablando. Nuestras calabazas de Perú, cultivadas con semillas valencianas
son sin duda, lo mejor que nos podemos llevar a casa.