IMGTarrina500PERISdolcesandiatroceada

Crecimiento del mercado de IV y V gama a pesar de la crisis

Comodidad, calidad y salud son las tres variables de una ecuación con un resultado seguro: crecimiento. Pese a los rigores de la coyuntura económica —dejando en el olvido años negativos— y en contra de lo que se pudiera pensar, el mercado de productos de IV y V gama continúa creciendo. Y lo hace a un ritmo importante. Según los datos facilitados por la consultora IRI para el TAM febrero 2015, esta categoría registró un volumen de ventas de 71,7 millones de kilos y una facturación de 407,3 millones de euros. Estas cifras suponen un crecimiento en volumen del 5,8% y en valor del 10,9% respecto al mismo periodo del año anterior. Un apunte: el crecimiento en valor de la categoría en los tres últimos años supera el 15% y los 57 millones de euros.

Con la única excepción de la verdura deshidratada, todos los segmentos que componen la categoría de productos de IV y V gama registraron una evolución positiva, en algunos casos más que positiva. Las ensaladas de IV gama continuaron siendo las que obtuvieron un mayor volumen de ventas (35,4 millones de kilos, casi el 50% del total) que se vio reflejado también en un mayor valor (225 millones de euros, más del 55%). Y además, fue el segmento que mejor evolución tuvo en el periodo analizado con un incremento en volumen del 6,6% y en valor del 14,8%. También fue muy positiva la trayectoria de las verduras y frutas de IV gama (el segundo segmento en importancia de la categoría) al alcanzar unas ventas de 25,7 millones de kilos y una facturación de 139 millones de euros, lo que representa unos avances del 7,9 y del 9,2% en volumen y valor respectivamente.

Por su parte, los productos de V gama dieron un pequeño paso y añadieron un 1,1% a su volumen de ventas (hasta los 8,5 millones de kilos) y un 1,4% al valor de las mismas (al pasar de 28,8 a 29,2 millones de euros). El único miembro que ocupó el lado negativo en cuanto a la evolución de los diferentes segmentos se refiere fue el de la verdura deshidratada, que recortó en volumen un 11% (250.000 kilos menos, hasta los 2,04 millones) y un 6,4% en valor (un millón de euros perdido, por lo que se fijó la facturación en 13,8 millones).

La MDD supone el 75% del valor

La evolución de los dos últimos ejercicios ha hecho olvidar la desaceleración que experimentó esta categoría hace unos años. Ese punto de inflexión significó su asentamiento, un equilibrio de las “batallas” en los lineales y entrar a formar parte de una cesta de la compra que valora en mayor medida el factor “comodidad” como valor añadido frente un coste más elevado. A ello contribuyó también la apuesta de las MDD por esta categoría, apuesta que les ha llevado a conseguir elevadas cuotas en valor y volumen. Actualmente, la participación de las MDD en el segmento de verduras y frutas de IV gama es del 83% en volumen (2,5 puntos porcentuales más que en el mismo periodo del año anterior) y del 75% en valor (2,4 puntos más). En cambio, en el resto de los segmentos va “perdiendo” (entrecomillado porque parece una broma con los datos que se manejan) fuelle. En el de ensaladas de IV gama el volumen de ventas de las MDD desciende 2,2 puntos (hasta el 84%) y el valor 3,5 (74,8%), y en V gama pasa a disponer del 51,9% del volumen total de ventas (5,7 puntos menos) y el 54,9% del valor (4,5 puntos menos). Estos descensos hacen que en el global de la categoría las MDD dispongan del 79,8% del volumen de ventas (un punto porcentual menos) y el 73,1% del valor (1,5 puntos menos).

Todos esos factores encauzaron la categoría hacia una línea de crecimiento que sin duda tendrá continuidad en los próximos años, apoyada en la recuperación de los presupuestos de los hogares y la inversión de las empresas en investigación y el desarrollo de nuevos productos en línea con la demanda de los consumidores. Además, hay que tener en cuenta la juventud de la categoría (sobre todo de alguno de sus segmentos como es el caso de la fruta de IV gama) y la incorporación de nuevos consumidores (jóvenes pero también senior) que buscan cuidar su alimentación con productos frescos de calidad y comodidad en la preparación. Se trata, por tanto, de una categoría con unas excelentes perspectivas de desarrollo. No en vano, a todos nos gusta que nos hagan la vida más fácil y cómoda, y más tratándose de productos como frutas y verduras.

Las ensaladas son las más vendidas

Las ensaladas continúan reinando en la categoría de productos de IV y V gama. El 49,3% del volumen total y el 55,3% del valor corresponden a este segmento que alcanza unas ventas de 35,3 millones de kilos (+6,6%) para un valor de 225 millones de euros (+14,8%).

Verduras y frutas de IV gama les siguieron en volumen de ventas con 25,7 millones de kilos (+7,9%) y en valor con 139 millones de euros (+9,2%). En este segmento, tuvieron un buen comportamiento los dos subsegmentos que lo componen. Por un lado, las verduras cortadas incrementaron su volumen de ventas un 8% (hasta los 25,3 millones de kilos) y su valor en un 8,9% (al pasar de 124,8 a 135,9 millones de euros). Y por otro, las frutas, que avanzaron un 4,7% en volumen (0,4 millones de euros) y un 25,4% en valor (3,1 millones de euros).

Con una menor participación en el conjunto de la categoría aparecen los productos de V gama —hortalizas, verduras y otros productos cocinados que se comercializan refrigerados—, cuyas ventas suponen el 11,9% del volumen total y el 7,2% del valor, alcanzando en el periodo analizado los 8,5 millones de kilos (+1,1%) y los 29,2 millones de euros (+1,4%). Y, por último, el segmento de verdura deshidratada, que con un 2,8% del volumen de ventas total llegó a los dos millones de kilos vendidos (-11%) y con el 3,4% del valor alcanzó los 13,8 millones de euros (-6,4%).

Fuente: RevistaAral